• Tappan Hornor

El Ancla para El Alma


Por Paul Tripp: "La Única Esperanza"


Hebreos 6:19 La cual tenemos como segura y firme ANCLA DEL ALMA, y que penetra hasta dentro del velo

1 Pedro 1:3-5 3 Bandito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,

que según Su grande misericordia nos hizo renacer para UNA ESPERANZA VIVA, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,

4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,

5 que sois guardados

por el poder de Dios mediante la fe para alcanzar la salvación

que está preparada para ser manifestada

en el tiempo postrero.

1 Pedro 1:6-9 6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un pocode tiempo,

si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,

7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosaque el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,

8 A Quien Amáis Sin Haberle Visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;

9 obteniendo el fin de vuestra fe,

que es la salvación de vuestras almas. La única esperanza,


la única ayuda el único rescate la única curación el único consuelo el único bálsamo la única redención la única restauración

por un roto, disfuncional,

marcada por el pecado, infectado por el mal, moralmente caído,

Oscuro y Peligroso MUNDO. LA ESPERANZA NO SE ENCUENTRA:en información,en socialización,en educación,en solución política,en percepción psicológica,o en reforma personal; PERO EN EL DISPUESTO nacimiento, en la justicia, en la humillación, en el sufrimiento, en el sacrificio, y en la resurrección de un Dios-hombre Redentor. Ninguna idea puede liberar,

ningún poder puede salvar,

ninguna institución puede redimir,

ni restaurar,

tampoco resucitar,

o jamás recrear lo qué EL PECADO ha manchado. Entonces un Hijo tuvo que venir. El Hijo de Dios.

El Hijo de hombre. El Creador vino a recrear.

El Salvador vino a ser el sacrificio. El Bendito vino a sufrir y en el sufrimiento para bendecir al mundo con esperanza, ayuda, rescate, curación, consuelo, bálsamo, redención,

y restauración. El costo de todo

fue Su vida. Fue Su misión de nacimiento,

Su victoria de resurrección. La historia marchó hacia Su venida;

NO HABÍA OTRA MANERA.

Share this document

Subscribe Form